- PreparaciÓn -

En un recipiente echamos el helado, la nata, tres cucharadas pequeñas de azúcar y el cava. El cava debe estar muy frío, de lo contrario el helado se derretiría muy rápido. Lo mezclamos con la batidora, teniendo cuidado con no pasarnos con el tiempo para que no quede demasiado líquido.


Metemos en la nevera durante dos horas y trascurrido ese tiempo, estará listo para servir en copas. Por último, podemos adornar la copa mojándola los bordes de la copa en cava y a continuación lo poso encima de un plato que contiene espolvoreado azúcar.